Print This Page
Después de años de negociación entre el gobierno británico y el ayuntamiento de Madrid, en 1854 se creó el Cementerio Británico, en Carabanchel, en la calle que ahora se conoce por el nombre de Comandante Fontanes. El objetivo fue el de crear un lugar en el que los cristianos no católicos pudieran ser enterrados, ya que no eran admitidos en otros cementerios existentes en aquel entonces. El cementerio lo gestionaba un grupo de residentes pertenecientes a la creciente comunidad británica que se había establecido en Madrid por cuestiones de negocio, comercio o cualquier otro motivo.
 

Según fue transcurriendo el tiempo, se fueron enterrando también personas de otras nacionalidades, incluyendo luteranos, miembros de la iglesia ortodoxa rusa y griega, judíos, ya que la legislación española no permitía enterrarlos en los Cementerios Civiles, por lo que las comunidades extranjeras de cristianos no católicos continuaron eligiendo el Cementerio Británico por su característico estilo inglés, sus lápidas y su aire rural, unas características que marcan el pequeño cementerio como un lugar evocador de jardines y tradición inglesa. 

 

Entre las personalidades enterradas en el Cementerio Británico, cabe citar al fundador del Circo Price, el fundador del Restaurante Lhardy, la familia Loewe (artículos de cuero y accesorios), la familia Brooking (joyerías), industriales tan conocidos como Boetticher y Girod y la dinastía Bagration (casa regente de Georgia), la familia Bauer del sector de la banca y el fotógrafo Charles Clifford. El Cementerio Británico en Madrid es tan solo uno de los cementerios británicos que hay en España y repartidos por todo el mundo, cada uno de ellos con una extensa historia local y lazos muy estrechos de la población británica con la región. El Cementerio Británico de Madrid ha sobrevivido a los disturbios del siglo XIX en España, la Guerra Civil española y las dos Guerras Mundiales.  

 

En la actualidad rara vez se celebran actos funerarios, pero el espacio disponible permite enterrar cenizas. El Comité, presidido por el Cónsul General Británico en Madrid prepara de vez en cuando actos para la comunidad británica y otras personas interesadas sobre la historia social y desarrollo de Madrid en los siglos XIX y XX.  Uno de los principales objetivos ha sido recaudar fondos para continuar y mejorar el Cementerio. Muchas de las familias fundadoras han fallecido y ya han dejado de tener descendientes en Madrid, por lo que no aportan fondos para el mantenimiento. 

 

Con lazos a diferentes confesiones, el objetivo del comité es mantenerse en contacto con los líderes eclesiásticos de las distintas religiones católicas no romanas representadas en el cementerio. El Comité siempre está abierto a impresiones, noticias, referencias históricas y demás información sobre el Cementerio Británico en Madrid, para poderla comentar y evaluar en las reuniones que se celebran aproximadamente seis veces al año.

David Butler M.B.E, miembro del Comité del Cementerio Británico